Cómo evitar perder tus plantas durante el verano

La época más cálida del año ha llegado y como cada año, nos vienen las mismas preguntas sobre el cuidado de nuestras plantas:

¿Cómo cuido mis plantas durante el verano?, ¿Tengo que regarlas más que el resto del año?… Las temperaturas extremas tanto de frío como de calor requieren unas medidas determinadas para el cuidado de nuestras plantas y que resistan a las altas temperaturas.

 

¿El calor puede afectar a nuestras plantas?

La respuesta es clara, sí. Se resienten durante la época más calurosa del año, por ello, es clave saber que cuidados extra debemos dedicarles a nuestras plantas.

 

¿Cuántas veces debo regar mis plantas en verano?

El riego debe ser más abundante y constante del habitual, el agua se evapora de manera rápida debido al calor.

La tierra se seca antes y durante estos meses debemos regar con mayor frecuencia.

El riego debe alcanzar las raíces pero sin excesos. También debemos tener en cuenta el recipiente en el que se encuentran ya que algunos materiales son más porosos y, por tanto, necesitan más agua.

El horario indicado para regar tus plantas en esta época del año es realizarlo a primera hora de la mañana o por la noche, cuando el sol pierde intensidad. De este modo, estaremos evitando que el agua se evapore rápido y que se produzca un efecto lupa en nuestras plantas con el propio riego.

 

¿Cómo proteger a mis plantas frente a las plagas en verano?

Además del calor, en verano debemos saber que las plagas son más frecuentes (especialmente el pulgón o la cochinilla). Para poder disfrutar de un jardín sano, debemos estar pendientes y revisar con mayor frecuencia el estado de nuestras plantas. En caso de observar alguna enfermedad o plaga, podemos poner remedio de manera inmediata para evitar que nuestras plantas enfermen.

Aportar una cantidad mayor de nutrientes para mantener fuertes a nuestras plantas.

 

¿Tengo que evitar la exposición al sol de mis plantas durante el verano?

Debemos evitar que le de el sol de manera directa, debido a las altas temperaturas, puede llegar a quemar y estropear las hojas. Incluso en plantas como los geranios o las petunias que son muy resistentes y les gusta mucho el sol. Es importante que nuestras plantas reciban luz natural, pero de manera indirecta para que no sufran los daños que les puede ocasionar los rayos del sol.

Además, debemos vigilar aquellas hojas marchitas para podarlas y evitar así, que absorban la humedad necesaria para el resto de la planta.

 

Si sigues estos sencillos consejos conseguiremos evitar que sufran los efectos del exceso de calor y evitaremos que una plaga pueda acabar con nuestra planta.

Podrás disfrutar de la belleza y máximo esplendor de tus plantas en una época en la que podrás disfrutar mucho de ellas.

En Ebro jardín, centro de jardinería en Zaragoza, te ayudamos a conseguirlo y te asesoramos personalmente para que puedas conseguir tu objeto: una plantas sanas y espectaculares que permitan que se mantengan sanas y fuertes.