¿Hay que podar los árboles ornamentales?

Podar o no podar, esa es la cuestión

La poda de árboles ornamentales sólo ha de realizarse con el fin de evitar problemas para el árbol. Aunque no se recomienda poder este tipo de plantas, si la poda es necesaria, se recomienda seguir un criterio profesional.

como sembrar césped

A priori, un árbol ornamental no requiere podas

La poda de árboles ornamentales sólo ha de realizarse con el fin de evitar problemas para el árbol (eliminar elementos dañados, ramas rotas o secas o chupones) o por el hecho de que su crecimiento sea motivo de posibles inconvenientes como la interrupción de líneas eléctricas. Aun así, hay que tener en cuenta que, a priori, fisiológicamente un árbol ornamental no requiere podas.

césped natural

Elegir bien la especie a plantar

Para evitar podas de árboles ornamentales, se trate de árboles urbanos municipales o localizados en comunidades de vecinos o en jardines individuales, lo que hay que tener en cuenta es la necesidad de realizar una buena elección de la especie a plantar. Hay valorar el espacio del que se dispone, la calidad de la tierra, la climatología y el riesgo a aplicar y, en consecuencia, elegir una de las muchas variedades que existen. No podemos escoger un árbol de crecimiento rápido y gran porte para que viva en un espacio reducido. Cuando su tamaño comience a superar el punto de equilibrio entre su porte y el espacio del que dispone, llegarán los problemas para él y para quienes lo rodeen.

sembrar cesped natural en casa

Tener un criterio profesional

En el caso de ser necesaria la poda, aconsejamos un criterio profesional, evitando las numerosas chapuzas e intrusismo que nos rodean.

Evitar podas incorrectas

Evitemos las podas incorrectas, pues son muchos los beneficios que nos aportan los árboles ornamentales, enormemente más numerosos que los peligros que puedan suponer, en especial el arbolado urbano.

Cómo podar un árbol ornamental

01. Se deben cortar ramas jóvenes.

02. No dejar muñones muertos.

03.  Realizar cortes limpios e inclinados, para que el agua de lluvia no provoque podredumbres. Se aconseja emplear cicatrizante.

04.  Respetar la forma natural del árbol.

05.  Se debe tener en cuenta que no es lo mismo podar un árbol frutal para conseguir una mayor producción, que un árbol ornamental. La finalidad es diferente.

06.  Nunca hacer una poda salvaje, tipo “candelabro”, con la que se consigue un desastre estético y el debilitamiento y la enfermedad de la planta. Conseguiremos, como mal menor, un árbol descompensado, inseguro y débil.

07. La época de poda de árboles más aconsejable, que no la única, es a finales del invierno, cuando la inexistencia de hojas facilita la tarea, cuando la poca circulación de savia no impide el crecimiento de la planta y cuando los cortes realizados se pueden ver más difícilmente atacados por hongos.

Beneficios de los árboles ornamentales

1.- Mejora las temperaturas: en veranos nos da sombra mientras que en invierno deja pasar el calor que proporciona el sol.

2.- Emite el muy necesario oxígeno, consumiendo el sobrante CO2. 

3.- Constituyen barreras acústicas.

4.- Sirven como pantallas visuales, consiguiendo escalas más humanas.

5.- Capturan partículas contaminantes.

6.- Dan belleza a la ciudad.

7.- Nos conectan con la naturaleza.

El arbolado ornamental es un patrimonio que debemos conservar y mejorar pues nos da calidad de vida. No son piezas de quita y pon, tan utilizadas en esta sociedad consumista, ni elementos que podamos moldear a nuestro interés cortoplacista, podar de manera irracional. Requieren tiempo, cuidados apropiados y espacio para conseguir aportarnos todos los beneficios comentados. Debemos hacer un esfuerzo para que sean elegidos correctamente, con el fin de que cumplan su “función” de la manera más natural posible.

En Ebro Jardín somos expertos en servicios de jardinería, en el mantenimiento de jardines, cuidado y la poda de árboles, ¡no dudes es solicitarnos información!

4 + 1 =