Sencillez y belleza para tu hogar

En el post de hoy vamos a hablaros de unas de nuestras plantas favoritas, el potho o potus. Una trampa colgante o trepadora que se caracteriza por sus hojas verdes y su crecimiento en todas las direcciones.

Seguramente tendréis una en casa o si no, la habréis visto en muchas casas de familiares o amigos. Es una planta muy popular y resistente.

Si se cuida de la manera correcta, puede durar muchos años sin perder ni un ápice de su belleza.

¿De dónde procede?

Esta planta tiene su origen en Asia. Más en concreto en la zona de Indonesia y las islas Salomón, donde crece de manera salvaje en torno a otros árboles.

Los bosques tropicales donde se puede encontrar de manera salvaje se caracterizan por un clima húmedo y caluroso, lo que favorece su crecimiento.

No requieren mucho cuidado

El potho es muy popular por muchas razones. Su belleza, la forma de sus hojas, pero sobre todo, porque son muy sencillas de cuidar. Son perfectas para colocar en una estancia de tu casa con mucho sol, mejor si les da la luz de forma directa. Respecto al sustrato, lo ideal es que este siempre moderadamente húmedo.

Aportar algunos nutrientes extra una vez al mes, ayudará a que crezca sano y fuerte. Además, es ayudará a purificar el aire de tu casa de una manera natural.

Si tienes alguna duda sobre abonos, puedes preguntarnos o consultar nuestro catálogo de abonos pinchando aquí.